Blogia
Análisis

Las guerras preventivas

Diario Financiero 13 - 09 - 2004

En una advertencia que tuvo una fuerte repercusión en todo el mundo, apenas cinco días después del sangriento fin de la toma de rehenes en Beslán, Rusia anunció que está dispuesta a lanzar ataques preventivos contra bases terroristas “en cualquier lugar del mundo”. La toma de rehenes en Osetia del Norte, ubicada en el estratégico y convulsionado Cáucaso, fue el último de una serie de ataques terroristas que dejaron 400 muertos en menos de dos semanas.
“Tomaremos todas las medidas, incluso ataques preventivos, para liquidar las bases terroristas en cualquier lugar del mundo, en cualquier región”, dijo el jefe del estado mayor ruso, general Yuri Balujevsky. Tal como lo hizo Estados Unidos luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el presidente ruso, Vladimir Putin, había aprobado una doctrina militar que preveía el uso “preventivo” de la fuerza. Sin embargo, las palabras del general Balujevsky fueron la advertencia más fuerte hasta ahora sobre posibles ataques preventivos.
El punto es que inicialmente la “guerra preventiva” rusa ha encontrado voces de respaldo como la del canciller británico, Jack Straw, quien consideró que es “comprensible” la advertencia de Moscú y sostuvo que la nueva doctrina defensiva “forma parte de la legislación internacional”. En sus palabras, “la ONU autoriza el derecho a la autodefensa de cada país y la ONU misma aceptó que cualquier amenaza contra el terrorismo autoriza que una nación tome la acción apropiada”. Y hasta ahora, ningún gobierno abiertamente se ha declarado en contra de tan fuerte medida política.
La amenaza del alto mando militar ruso de lanzar ataques preventivos contra bases terroristas nos permite plantearnos las siguientes interrogantes: ¿cuáles son los potenciales objetivos de Moscú?¿qué capacidad real tienen las fuerzas rusas de proyectarse más allá de sus fronteras?. Una guerra preventiva tal cual la entendemos, sugiere que ante la identificación de bases de entrenamiento de terroristas que nutren, financian o coordinan acciones terroristas en territorio de la Federación Rusa, podrá ser aplastada por las mismas fuerzas rusas, movilizando la cantidad de dispositivos y efectivos militares para ello. Toda una real réplica del modelo Bush.
Hoy existen razonables dudas de una capacidad operativa de corto plazo para emprender operaciones militares de largo alcance. Sin embargo, podría ocurrir otro escenario, y es el de los golpes selectivos, tratando de hallar los responsables del terrorismo y hacerlos desaparecer en el mismo marco de la “guerra preventiva”.
Lo de fondo es que la doctrina diseñada por Estados Unidos encuentra eco ahora en Rusia, y es muy posible que nos sigamos equivocando en el camino de combatir el terrorismo. Vencerlo no es mediante declaraciones unilaterales de guerra, como lo han hecho Estados Unidos y Rusia. Sólo se derrota con la masiva concurrencia de todos los países del mundo, y su real compromiso de cortar los eslabones de apoyo que permiten, facilitan, ocultan la acción de los terroristas, cualquiera que sea su motivación.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres